Desempleo en 8,1%

    El Instituto Nacional de Estadística publicó ayer por la tarde cifras del mercado laboral correspondientes a octubre. Para hablar del tema estuvo en La Mañana de El Espectador la economista Matilde Morales, de PwC.

    ¿A cuánto ascendió el desempleo en el mes?

    -La tasa de desempleo se ubicó 8,1% para el promedio del país, por encima del 7% que se había registrado en octubre del año pasado.

    Un aumento muy importante…

    -Sí, pero que se da en un contexto de un aumento marginal del empleo (de tres décimas).

    Igualmente estos son datos de un mes, y como siempre decimos, las cifras del mercado laboral tienen un fuerte componente estacional, además de que obviamente se calculan con un margen de error que puede llevar a cambios en las conclusiones.

    Por eso, nosotros siempre recomendamos mirar tendencias y considerar cifras promedios para períodos más largos.

    ¿A ver? ¿Y qué pasa cuando hacemos esto?

    -Lo que vemos es que desde 2015 la tasa de desempleo ha estado creciendo en términos tendenciales, debido a una menor demanda de trabajadores por parte de las empresas.

    Llevándolo a cifras, la tasa de desempleo pasó de promediar 6,6% en 2014 a 8,1% en los primeros diez meses de este año. Es un aumento de punto y medio en tres años.

    Y eso se explica porque –más allá del dato de octubre- la ocupación ha estado cayendo en este tiempo. La tasa de empleo pasó de poco más de 60% a casi 58% en el mismo período.

    La caída del empleo fue aún mayor que la suba de la desocupación en estos tres últimos años…

    -Si. De dos puntos y medio. Y esto es así porque al mismo tiempo menos gente salió a buscar trabajo. Es decir, hubo una caída también en la tasa de actividad. De no haber ocurrido eso, el aumento del desempleo habría sido mayor.

    ¿Y en materia de la calidad del empleo? ¿Qué ha estado pasando?

    -El INE publica dos indicadores que reflejan algunos aspectos de la calidad del empleo.

    Uno es el subempleo, que es la proporción de personas ocupadas que quisieran y tienen disponibilidad para trabajar más horas de las que trabajan. En este caso estamos hablando de un promedio de 8-9% de la población ocupada en lo que va del año. En 2014 la tasa era de menos de 7%.

    Y el otro indicador es el porcentaje de empleos no registrados en la seguridad social, que actualmente son en torno a un cuarto de los puestos de trabajo. En este caso no hay diferencias con las cifras de hace tres años.

    En resumen…

    -En resumen, los datos de este año no muestran un cambio en la tendencia que venía presentando el mercado laboral en 2015 y 2016. La ocupación continúa cayendo, y además bajan las personas activas en el mercado de trabajo, lo que puede ser un indicador de la percepción de menores posibilidades de encontrar un trabajo.

    Entonces –y esto es algo que ya hemos destacado en otras oportunidades- la economía sigue creciendo, se han revisado al alza los pronósticos de PIB, pero el mercado laboral presenta otra dinámica que debemos seguir con atención. El crecimiento del último tiempo ha pasado por actividades que no son intensivas en mano de obra. Los datos de actividad que divulgó el Banco Central la semana pasada, por ejemplo, mostraron una nueva baja en la industria y en la construcción, que son actividades intensivas en recursos humanos.

    Y en este contexto de un mercado laboral deteriorado es que el año que viene comienza una nueva ronda de negociación salarial, y en un escenario regional (tanto en Argentina como en Brasil) donde se están implementando cambios en la regulación de los mercados de trabajo.