Brasil: un balance de la economía en el 2017

Brasil: un balance de la economía en el 2017

    Recientemente se divulgaron varios datos nuevos sobre la actividad de Brasil, país que tiene un importante impacto en nuestra economía. Para hablar de este tema estuvo en La Mañana de El Espectador la economista Matilde Morales, de PwC.

    ¿Qué podemos destacar del gigante de la región? ¿Y cuáles son las perspectivas para esta economía?

    -Durante el tercer trimestre del año, la actividad económica brasileña creció 1,4% en la comparación interanual, la tasa más alta desde principios de 2014.

    Sin embargo, en términos desestacionalizados, el aumento fue del 0,1%, inferior al registrado en trimestres anteriores y también menos de lo esperado por el mercado.

    En cualquier caso, más allá del dato puntual del último trimestre que conocimos en estos últimos días, mirando un poco más en perspectiva lo que vemos es una economía que se recupera. Después de acumular una caída de casi 9% en dos años, en 2017 el PIB cerraría con un aumento de casi 1% y para el año que viene se proyecta una expansión por encima de los dos puntos y medio porcentuales.

    ¿Cómo se explica esta mejora?

    -Al impulso que venían mostrando las exportaciones se agregó ahora la recuperación del consumo privado.

    La recuperación en el gasto de las familias se explica por la reducción de la inflación, un abaratamiento del crédito y la reciente mejora del mercado laboral.

    Las exportaciones aumentan gracias a mejoras en los términos de intercambio, a un tipo de cambio más favorable, a una cosecha récord y a una mayor demanda mundial.

    Y otro dato a destacar es que, al eliminar los efectos estacionales, la inversión también creció en julio-septiembre (la primera tasa positiva en cuatro años).

    Así que la recuperación ahora, aunque moderada, se está viendo en todos los componentes de la demanda… y comentabas además que se da en un contexto de menor inflación….

    -Sí. En los 12 meses que terminaron en octubre, la inflación se situó en el 2,7%, tres veces menos que la tasa registrada hace un año. Y las perspectivas marcan que la inflación se mantendría en torno a estos niveles. Los analistas estiman que la inflación terminará en 3% y 4% en 2017 y 2018 respectivamente.

    Y en este escenario de actividad que se recupera lentamente y precios controlados, la autoridad monetaria decidió una nueva baja de la tasa de referencia…

    Esa fue otra de las noticias de esta semana…

    -Sí. Una noticia que el mercado ya anticipaba.

    El Banco Central de Brasil recortó las tasas de interés en 50 puntos básicos llevándola a mínimos históricos (se ubica ahora en 7%).

    Y en su comunicado de política monetaria donde anunció la decisión, el banco sugirió que podría hacer otro recorte de tasas menor en su próxima reunión en febrero, lo que refuerza las expectativas de una reducción de 25 puntos básicos.

    Entonces, en resumen…

    -En resumen, lo peor en términos de actividad económica ya quedó atrás. Y hasta hace un tiempo la recuperación la sostenía el mercado externo, ahora también se ve un repunte desde el mercado interno. Mejora el consumo y la inversión. Y eso impacta positivamente en nuestra economía porque los brasileros aumentan el gasto en el exterior, en bienes y en servicios.

    La inflación también se reduce, el mercado laboral muestra mejoras. Sin embargo las mejoras son lentas. Todavía hay en Brasil 13 millones de personas desocupadas, el doble que lo que había hace 5 años.

    Y en particular, donde creemos que hay que poner mucha atención, es en el tema de las cuentas públicas. El déficit fiscal y los niveles de deuda están en niveles muy elevados aún: el déficit está en torno a 9% (cuando hace 5 años estaba apenas por encima de 2%) y la deuda bruta en 74% (20 puntos por encima de los niveles de 2012).