Mercados

UE y Mercosur pretenden concretar acuerdo antes de fin de año

UE y Mercosur pretenden concretar acuerdo antes de fin de año

Responsables políticos de la Unión Europea (UE) y Mercosur apostaron por conseguir antes de final de año un amplio acuerdo como el mejor antídoto contra la tendencia al proteccionismo.

La Casa de América de Madrid acogió hoy un seminario dedicado a las negociaciones para ese acuerdo que formalmente, empezaron en 1999, han sufrido parones y altibajos y sólo se reanudaron el pasado año con un intercambio de ofertas comerciales, con la perspectiva de que culminen antes de que acabe 2017.

Los participantes coincidieron en la complejidad de las negociaciones y en la necesidad de que todos salgan ganando, con la perspectiva de que se abran recíprocamente sendos mercados, de casi 300 millones de habitantes en Suramérica y de quinientos millones en la UE.

La comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, se mostró convencida de que el futuro acuerdo supondrá "una ventana de oportunidades" y un nuevo impulso para ambas regiones, una idea similar a la que expresó el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, quien destacó el "impacto positivo" de sus medidas.

El comercio global presenta nuevas reglas y nuevas realidades, por lo que mientras algunos países optan por levantar muros, "nosotros debemos construir puentes", según Malmström.

La misma idea que expresó el ministro argentino de Relaciones Exteriores, Jorge Marcelo Faurie, para quien el pacto comercial entre ambos bloques sería una buena respuesta al proteccionismo actual y a la tendencia a levantar "muros".

"Estamos preocupados por el proteccionismo y hay que dar una respuesta clara. Nunca el momento fue más oportuno" que ahora, dijo el canciller argentino, que también es consciente de las dificultades de la negociación actual con los europeos.

Algunas de esas dificultades son los aranceles y los largos procesos de certificación y protección de los productos, que son objeto de negociación.

Por ejemplo, Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) paga unos 4.000 millones de euros en aranceles por sus exportaciones, lo que dificulta la entrada de sus productos al mercado europeo.

El ministro brasileño de Industria, Comercio Exterior y Servicios, Marcos Pereira, apuntó que con el acuerdo se estima que "el flujo de comercio entre las dos regiones aumentará en más del cincuenta por ciento en 2030".

Además, destacó los esfuerzos dentro del bloque suramericano de estrechar sus relaciones y destacó la importancia de no dejar "cabos sueltos" en la región antes de proseguir con la negociación de acuerdos con otras zonas geográficas.

En la actualidad la Unión Europea es el primer socio comercial de Mercosur, con el 16,5 % de las importaciones, mientras que el bloque suramericano es la sexta economía del mundo.

El ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, abogó por implicar a las pequeñas y medianas empresas de los países y también a la sociedad, ya que si la población no ve este acuerdo como beneficioso, "habrá dificultades" para formalizarlo.

A las compañías también aludió el canciller de Paraguay, Eladio Loizaga, quien dijo que su país, dada su gran amplitud mental empresarial, necesita "salir", buscar mercados y ser más competitivo.

El seminario contó con la presencia de empresarios españoles y de países de Mercosur, quienes reclamaron que se culmine el acuerdo de libre comercio antes de finales de 2017, de modo que consideran un error no aprovechar el actual contexto político favorable al pacto.

Durante el mes de julio seguirán las negociaciones, con elementos que por el momento separan, como la importación de productos agrícolas, mientras que ha habido avances en procedimientos de licencia para la importación y exportación y la definición de derechos aduaneros. EFE

Registro

Suscripciones:
×