Análisis de PwC en La Mañana

Las miradas puestas en el mercado financiero brasileño

Las miradas puestas en el mercado financiero brasileño
EFE

Los mercados financieros y cambiarios de la región siguen con preocupación lo que está ocurriendo en Brasil. Ayer jueves se suspendieron las operaciones de la Bolsa de San Pablo, y el real registró una pérdida de valor importante. Sobre el tema habló en La Mañana de El Espectador la economista Matilde Morales.

Ayer se recurrió al mecanismo automático por el que quedan suspendidas las operaciones por 30 minutos en la Bolsa de San Pablo, debido a que el índice que recoge el precio de las acciones había bajado más de 10% respecto al cierre del día anterior.

El precio de algunas acciones se redujo 15%, 20% y hasta 25% en algún caso, lo que es una baja significativa para un día.

El dólar había cerrado el miércoles en 3,10 reales, y ayer jueves cerró en 3,38 reales, lo que implica una suba del tipo de cambio de 9% en un día.

Tengamos presente que el dólar en Brasil, al igual de lo que venía ocurriendo en otros mercados de la región, registraba caídas hasta el momento. Empezó 2017 cotizando a casi 3,30 reales y se había reducido, como decíamos, a 3,10 reales en los que se mantuvo en los últimos días.
Frente a esta desvalorización fuerte del real en un día, las autoridades del Banco Central de Brasil salieron a intervenir en el mercado con operaciones de contratos a futuro del dólar, para evitar una mayor caída del valor de la moneda brasilera.

¿Brasil cuenta con reservas para defender el valor de su moneda?

Hay más de un mecanismo para intervenir en el mercado, y el Banco Central de Brasil ha venido acumulando reservas en los últimos años, que pueden utilizarse en parte para actuar en momentos de volatilidad como este.
El último dato disponible de las reservas del Banco Central la sitúa en 375.000 millones de dólares, lo que representa un 20% del Producto Interno Bruto de Brasil. Dos años atrás, en el 2014, las reservas eran de 15% del PIB, y diez años atrás se situaban en menos de 10% del producto.

El país tiene entonces una posición más fortalecida para actuar en momentos de volatilidad financiera, pero es un mercado enorme y los movimientos de capitales que pueden darse con el exterior no pueden preverse en momentos como el actual.

En un comunicado muy escueto que sacó el Banco Central de Brasil, informa que está monitoreando los mercados y que va a actuar para asegurar el normal funcionamiento.
La prensa brasilera manejaba incluso que podría darse alguna suba de la tasa de referencia, la tasa Selic, para evitar fugas de capitales del país, pero por el momento todo son especulaciones.
Más allá que los movimientos en los mercados financieros generalmente son más abruptos y volátiles, llegan en un momento donde la actividad económica brasilera comenzaba a dar signos de recuperación.

Lo ocurrido en la bolsa y con el dólar en Brasil, tuvo repercusiones en nuestro mercado, de menor magnitud, pero sí tuvo impactos. La cotización interbancaria, después de cerrar el viernes de la semana pasada por debajo de los 28 pesos, en esta semana se dio un ligero aumento, pero el Banco Central continuó interviniendo todos los días a través de compras directas de dólares o recibiendo dólares como pago por letras en pesos para evitar una mayor caída en la cotización.

Lo ocurrido en Brasil cambió esta dinámica, el mercado estuvo mucho más movido. El dólar cerró en 28,345 pesos ayer jueves, presentando un aumento de 0,9% en el día, sin intervención directa del Banco Central, situación que no se daba desde hace algunas semanas”.

Registro

Suscripciones:
×