ANÁLISIS POSADAS, POSADAS Y VECINO

Informe sobre la conflictividad laboral

En los últimos días se ha visto incrementado el nivel de conflictividad laboral en diversas ramas de actividad, así como también promovido desde la propia central sindical (PIT-CNT). Motiva dichas movilizaciones, un tema central, que es el estancamiento de las negociaciones tripartitas en el ámbito del Consejo de Salarios. ¿En qué status se encuentran las negociaciones? ¿Dónde residen las causas de dicho estancamiento? ¿Qué esperar para los próximos meses? La doctora Cecilia Demarco – responsable del Departamento Laboral del estudio Posadas, Posadas & Vecino– explicó la situación.

Informe sobre la conflictividad laboral

¿Cuál es el estado de la ronda de negociación?  

El pasado 1º de julio dio inicio la Sexta Ronda del Consejo de Salarios, para la cual el Poder Ejecutivo dictó los lineamientos aplicables a la negociación colectiva, en el ámbito privado.

Los avances en la negociación son muy escasos, repercutiendo esta situación en un alto nivel de conflictividad. Se han alcanzado solo cinco acuerdos en un total de 53 grupos. Entre los grupos que acordaron, se encuentran la salud privada y el transporte suburbano.   

¿Qué ramas de actividad se encuentran negociando?

A la fecha se encuentran negociando 53 grupos, de un total de 229. Según la información proporcionada por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social el total de convenios, con vencimiento en junio de 2015, asciende al 25,8%, del total de convenios vigentes.  En el mes de julio vence un solo convenio y en diciembre de 2015 un total de 29.  Por tanto, se irán incorporando más grupos al proceso de negociación.

Las ramas de actividad afectadas son: la industria metalúrgica, la banca, bebidas, transporte, enseñanza, vestimenta, hoteles, diversas ramas del comercio minorista, entre otros. Se trata de sectores que afectan un importante número de trabajadores.

¿Dónde están las dificultades para avanzar?

Uno de los causantes de esta situación son algunos aspectos de los lineamientos dictados para esta negociación que, desde un comienzo, generaron reacciones y críticas, principalmente en el sector trabajador.

En particular, los lineamientos incorporan el concepto de la “autoclasificación” en virtud del cual se deberá atender a la heterogeneidad y a la particular situación de cada sector de actividad, clasificando a los mismos en 3 tipos:

a)      Sector dinámico (los que tengan un crecimiento mayor al 4% anual).

b)      Sector medio.

c)    Sector con problemas (estos son sectores que son beneficiarios de algunos subsidios del Estado, en riesgo de empleo, con envíos importantes a seguro de paro, con problemas de competitividad entre otras cosas).

En atención al sector al que pertenezca la o las empresas, el porcentaje de ajuste que se aplicará cada año (sector en problemas ajustes que van del 8% en el primer año al 6% en el último año, mientras que en aquellos sectores clasificados como dinámicos los porcentajes de ajustes oscilarán entre el 10% el primer año y 8% el último año).

El problema no se encuentra en el concepto incorporado, sino en el mecanismo que propone el Poder Ejecutivo para su aplicación. En tal sentido, se establece que se promoverá la “autoclasificación”, a cargo de las propias partes. Y es aquí donde encontramos una de las mayores dificultades; empresarios y trabajadores no se ponen de acuerdo en la autoclasificación de los sectores, lecturas diferentes de la realidad de los sectores y las empresas hacen dificultoso llegar a un acuerdo.

¿Cómo sigue este proceso?

Es habitual que la negociación colectiva, en el marco de los Consejos de Salarios, se prolongue más allá del período de 90 días que se prevé en las Pautas, pudiendo el Poder Ejecutivo extender dicho plazo en aquellos casos donde lo considere oportuno.  Por tanto, en una primera instancia, habrá que esperar a que en los próximos meses se logren avances en los distintos grupos.

Ahora bien, si transcurridas las prórrogas no se llega a un acuerdo, interviene el Poder Ejecutivo, y se somete a votación de las partes una propuesta de ajuste. Es esperable que el gobierno, en la propuesta que someta a votación, se apegue a los lineamientos dictados oportunamente, pudiendo esta circunstancia ser acompañada por los empresarios. Sin embargo, de llegar a esta instancia, se pierde la oportunidad de incorporar otros contenidos que son altamente valorados en el relacionamiento colectivo, como ser las cláusulas de paz, contenidos relativos a seguridad y salud en el trabajo, entre otros.

¿Qué hacer ante esta incertidumbre respecto de los ajustes?

Una alternativa a valorar, para aquellos sectores en los que aún no se ha determinado el porcentaje de ajustes, es otorgar aumentos "a cuenta" para no tener que pagar incrementos salariales con retroactividad por montos importantes cuando cierre la negociación.

Registro

Suscripciones:
×