Economía

Análisis de PwC: América Latina: crecimiento económico no ha sido suficiente para reducir informalidad

En el marco de la 18a Reunión Regional Americana, el Director General de la OIT opinó que si bien la informalidad en el mercado de trabajo se ha reducido en América Latina, los niveles aún son elevados. Análisis de PwC.

Mauricio Almada: Comencemos por aclarar a qué nos referimos cuando hablamos de informalidad en el trabajo.

Mercedes Comas: La definición de informalidad se ha modificado con el tiempo. Desde los ’70 y hasta 2003, el sector informal estaba asociado a aquellas ramas de producción de baja productividad. Pero a partir de 2003, la OIT adoptó el concepto de “empleo informal” basado en las características del puesto de trabajo (ya no de la unidad productiva), y por eso la informalidad puede existir tanto en el sector formal como en el sector informal de la economía.

MA: Hecha esta aclaración, ¿qué podemos comentar sobre la evolución de este fenómeno en los últimos años?

MC: De acuerdo a las cifras presentadas en esta última Reunión Regional, en América Latina y el Caribe, actualmente hay al menos 130 millones de trabajadores que tienen empleos informales, lo que implica que casi la mitad del empleo total de la región es informal (48%). Si bien esta cifras es menor en relación a hace algunos años, es decir, si bien se ha dado una reducción en los niveles de informalidad en la región, aún estamos hablando de cifras muy preocupantes, más si tenemos en cuenta que los últimos años han sido de un importante crecimiento económico para la región.

MA: Claramente son cifras muy altas… ¿qué es lo que está detrás de este fenómeno?

MC: La informalidad es consecuencia de varios factores, donde encontramos factores estructurales, económicos, productivos, y también institucionales. Por ejemplo, en la región existen fuertes brechas sociales que se traducen en que algunos trabajadores se encuentren en una situación de vulnerabilidad a la hora de buscar empleo. Para entender la vulnerabilidad, podemos poner un ejemplo, con cifras para Argentina, donde el 95% de los asalariados informales accedió a dichos empleos porque el patrón solo aceptaba empleados trabajando en “negro”. Por otra parte, un estudio para Brasil encontró que el 30% de los ocupados informales hombres, está en esa situación por elección propia, mientras que el otro 70% no tiene otra opción.

MA: Y esta vulnerabilidad que mencionabas, ¿se da de manera generalizada o está acentuada en algunos grupos?

MC: No, claramente podemos identificar algunos grupos dela población que son más afectados por la informalidad en el trabajo. Aquí tenemos a las mujeres, los jóvenes, el trabajo doméstico y el trabajo por cuenta propia. Además, afecta en mayor medida a la población de ingresos más bajos; por mencionar algunas cifras, el 81% de jóvenes del 20% más pobre tiene un empleo informal, frente al 41% del 20% más rico.

MA: Y todo esto se da, como decías, en un período de crecimiento económico para la región… ¿cuál sería el camino para avanzar en materia de formalización?

MC: La OIT considera que un crecimiento inclusivo es clave para combatir la informalidad, sin embargo este es un objetivo a muy largo plazo. Por ello se han enfocado en objetivos más puntuales. Por ejemplo, se han hecho esfuerzos para mejorar los sistemas de inspección laboral y de cobertura de protección social y de salud. Igual es importante recalcar que en estos aspectos siguen habiendo carencias notorias ya que por ejemplo el 40% de los trabajadores actualmente no tiene cobertura salud.

MA: ¿Y la situación de Uruguay?

MC: El informe de OIT no hacía referencia específica a la situación de nuestro país, pero vinculado a otros indicadores como pobreza y distribución del ingreso Uruguay tiene una mejor posición en la región. Si vamos a los datos del INE, que mide los trabajadores no registrados en la seguridad social, tenemos que este año la cuarta parte, esto es, 1 de cada 4 ocupados en nuestro país no está registrado. En 2006, esta cifra era del 35%, y en la última crisis más alta. La informalidad medida por este indicador se ha reducido, pero sigue siendo alta, y afecta al igual que en otros sectores en América Latina a algunos grupos particulares de trabajadores.

Registro

Suscripciones:
×