Solicitar contraseña

×

Política cambiaria argentina

Los efectos de las nuevas medidas cambiarias del Gobierno argentino en la economía uruguaya

Análisis del economista Javier Glejberman, de la consultora Deloitte, sobre las consecuencias de esta medida en el turismo.

(emitido a las 7:50 hs.)

EMILIANO COTELO (EC):
El Gobierno argentino aumentó el recargo a las compras con tarjetas de crédito fuera del país. Desde que se anunciaron los cambios de autoridades en el gabinete de Cristina Fernández se venía hablando cada vez más de posibles modificaciones en la política cambiaria argentina. 

Desde la óptica de nuestro país, los mayores recargos sobre las compras en el exterior para los turistas argentinos son una medida más que afecta a nuestra economía, sobre todo de cara a una nueva temporada turística.
 
Para comprender mejor esta medida y para analizar los posibles impactos sobre la economía local, conversaremos con el economista Javier Glejberman de la consultora Deloitte.

ROMINA ANDRIOLI (RA):
Vale la pena repasar brevemente los principales puntos de las medidas anunciadas ayer.

JAVIER GLEJBERMAN (JG):
Los anuncios de ayer tienen dos componentes. Por un lado, las autoridades argentinas anunciaron que el recargo sobre las compras con tarjetas que realizan los turistas argentinos fuera de su país va a pasar de 20% a 35%. Si bien ese recargo podría computarse como un adelanto en el pago del impuesto a las ganancias, en la práctica es difícil saber cuántas personas realizan ese trámite con éxito. De todos modos, los analistas argentinos señalan que son relativamente pocos los que terminan descontando ese recargo. Además, para quienes recuperan ese recargo hay una pérdida financiera que se deriva de haber adelantado fondos al organismo recaudador, que en un contexto de inflación del orden de 25%-30% anual no es despreciable.

Y el otro punto de la medida es que ese recargo de 35% se va a aplicar no sólo a los gastos realizados en el exterior con tarjeta de crédito o débito, sino también sobre la compra de moneda extranjera con fines turísticos.

RA - ¿Cómo es eso?

JG - El tema es el siguiente. Antes, había límites a la cantidad de dólares que las personas podían comprar para viajar al exterior, pero esos dólares se compraban al tipo de cambio oficial.

Con la medida anunciada ayer, que supone que las compras de dólares para viajar también se hacen con ese recargo, tenemos un paso formal hacia el establecimiento de un dólar para el turista distinto y mayor que el oficial.

Desde esta perspectiva, a nuestro juicio Argentina dio ayer un paso más hacia el desdoblamiento del mercado cambiario. Es un hecho que a esta altura podemos hablar de un dólar "turista", con un valor aprobado por el Gobierno y distinto al dólar oficial que se usa para las demás transacciones que autorice el Gobierno.

RA - ¿Con estas medidas recientes sigue siendo ventajoso para el turista argentino comprar con tarjeta en el exterior?

JG - En relación a la alternativa de comprar dólares en el mercado informal sigue siendo ventajoso, pero la distancia entre el "dólar turista" y el dólar "blue" es ahora muy chica, del orden de 10%. Hoy el dólar oficial está a casi 6,20 pesos, si a eso le sumamos el recargo de 35%, el turista argentino terminará pagando cada dólar 8,37 pesos (ya sea si gasta con tarjeta como si compra los dólares que se le autoricen para viajar). El dólar blue está en 9,30, la diferencia entre el dólar blue y el dólar que paga el turista se achicó mucho, pero sigue siendo conveniente.

Pero al margen de esa comparación, lo relevante para nuestro país es que la suba del dólar oficial ocurrida en los últimos meses y los aumentos de recargos a los turistas están generando un encarecimiento muy importante de los viajes al exterior para los turistas argentinos.

RA - ¿Podemos repasar algunas cifras?

JG - Recién decíamos que el costo del dólar para el turista se sitúa ahora en 8,37 pesos argentinos. Hace un año el dólar oficial estaba debajo de 4,90, y el turista que gastaba con su tarjeta pagaba un recargo de 15%; eso le dejaba un valor del dólar de 5,60 pesos. Quiere decir que en términos del valor relevante para el turista, el dólar subió casi 50% en un año, con una inflación de 25% aproximadamente. Esto quiere decir que hubo un encarecimiento del dólar en términos reales bien significativo.

En el mismo período, en Uruguay el dólar subió lo mismo que la inflación, quiere decir que con estas medidas tomadas en Argentina, nuestro sector turístico ha sufrido una pérdida de competitividad importante.

RA - ¿Con estas medidas del Gobierno argentino cambian mucho las perspectivas para la temporada turística?

JG - Sin dudas no son buenas noticias para el turismo. El tema es que es difícil cuantificar de una forma precisa cómo impactarán estas medidas en los números del turismo uruguayo.

En cualquier caso, en nuestras proyecciones nosotros ya estábamos contemplando desde hace unas cuantas semanas una caída de los visitantes argentinos de 8% para el conjunto de 2013 y un descenso adicional de 7% en el conjunto de 2014. Con esas proyecciones, la cantidad de argentinos que visitarían nuestro país pasaría de 1.760.000 en 2012 a 1.500.000 en 2014.

Quizás terminemos con números algo menores aunque también es cierto que la medida se adoptó bastante cerca del inicio de la temporada y es probable que muchos argentinos ya tengan decidido su lugar de veraneo. Quizás el impacto adicional en la temporada sea menor pero podrían verse más efectos en el resto del año, que también es importante.

RA - ¿Y cómo se traduce eso en términos del ingreso de divisas por turismo?

JG - Los argentinos tienen un gasto per cápita un poco menor en relación a otros visitantes de nuestro país como los brasileños, pero igual hay que tener en cuenta que los argentinos representan más del 65% del total de turistas. También son importantes los uruguayos que residen en el exterior y que hacen sus vacaciones en Uruguay (son entre un 10% y un 15% del total de visitantes), aunque no tenemos información muy precisa, sabemos que muchos de ellos viven en Argentina.

Teniendo en cuenta esto y que en general Uruguay está "caro" frente a otros mercados, nosotros veníamos manejando antes de esta noticia que el ingreso de divisas por turismo se ubicaría en torno de 1.500 millones de dólares en 2014 (un 2,9% del PBI) cuando en 2011 (antes del inicio de todos los controles cambiarios en Argentina) el gasto de los turistas en Uruguay alcanzó los 2.200 millones de dólares, que en su momento equivalían a un 4,7% del PBI.

Estamos perdiendo una fuente muy relevante de divisas, y a esa caída en el ingreso de divisas hay que sumarle que en los últimos años los uruguayos hemos estado saliendo más al exterior, lo que se conoce como turismo emisivo. En consecuencia, el balance por turismo (es decir el ingreso de dólares menos el egresos de divisas) que en 2011 era de 3,3% del PBI, en 2014 (de acuerdo a nuestras proyecciones) sería de apenas algo más de 1% del PBI.

***

Registro

Seleccionar Newsletters:
×