Olimpia sorprendió, Urunday sufrió

Olimpia sorprendió, Urunday sufrió

    Olimpia venció a Trouville de forma holgada, mientras que Urunday Universitario le costó más de la cuenta derrotar a Bohemios que llegaba sólo con un extranjero.

    Urunday 73-66 Bohemios.

    Muy buena planificación defensiva de Bohemios en el primer tiempo, lo disminuyó muy bien al rival de turno. Por momentos en zona y en otros al hombre, con mucha intensidad tanto de M. Perdomo como F. Terra, además E. Espinosa y K.Kelley se complementaron muy bien para doblar a K. Young cuando este recibía en el poste bajo. 
    En ataque la marrón era prolijo, trataba de correr y sino movía bien la bola para culminar con Kelley adentro o Espinosa. Urunday entreverado, Craig en el segundo chico no tuvo su tiro, tampoco D. Soarez y las variantes desde el banco no fueron regulares como en cotejos pasados. 
    La visita se fue arriba al descanso largo 32-31.

    En el complemento, empezó con todo el local, rápido 8-0 de la mano de los extranjeros Elliot-Young, para pasar al frente y dominar el trámite. 
    Tiempo de Frugoni para “refrescar” lo muy bueno hecho en el primer período, cambios que no daban resultados y el verde que empezaba a tener interesantes minutos del “Gusanito” Álvarez generando muchos cortes con gol hacia el cesto. Pasó el líder que tenía una renta de seis.

    Los últimos 10 minutos, vuelve a resurgir Bohemios, cuadrado-1 para que Terra vaya sobre la guinda y tratar de presionar y robar. La inclusión de C. Antunes desde el banco fue clave, no sólo en las ayudas sino que puso su cuota de gol de afuera, Kelley-Espinosa abajo volvieron a mandar y parcial de 15-6 albimarrón para pasar 58-55. 
    Y enseguida cambió todo, Urunday empezó a jugar desde Elliot las ofensivas, y el extranjero empezó a gravitar, se fue por quinta Espinosa y con él parte de la ilusión ya que Álvarez rindió, pero no es lo mismo. De todos modos el “Bohe” lo llevó tanto a tanto hasta el cierre, a falta de 00:30 estaban iguales en 63-63, pero lo cerró mejor Urunday con la carpeta de Elliot, hasta para un robó le dio que, valió el partido y coronar un nuevo triunfo en el campeonato

    Olimpia 88-76 Trouville

    Intensidad, paridad y rispidez fueron los condimentos principales de un primer cuarto que tuvo de todo. Olimpia proponía un juego colectivo difícil de controlar para Trouville. Los de adentro marcaron el ritmo y los de afuera que entraban no desentonaban. La eficacia de tres aumentaba la confianza de los de Camiña. En la otra vereda, el equipo de Álvaro Tito no encontraba respuesta. Davis preocupado por lo que sucedía afuera dentro de un clima picado, sacaba de partido a los suyos. El capitán Izuibejeres, enojado con su equipo, técnica de por medio, no daba con la vuelta al encuentro. La máquina blanca fue superior y siguió por ese camino.

    La sintonía se mantenía en el segundo chico. La efectividad continuaba para los de Colón, los de Pocitos no entraban en el partido y la parcialidad de la máquina blanca deliraba. La cuarta falta de Cáceres y el buen momento de los internos rivales presentaban un panorama inmejorable para las alas rojas. La diferencia aumentó, 24 fue la máxima, el poderío colectivo primaba y los Olimpistas disfrutaban. Trouville creció en los instantes finales, un 8-2 en 30 segundos de la mano de Brown, acortó la brecha y se fue al descanso 44 a 30 abajo.

    Al buen primer tiempo en ofensiva de Olimpia se le sumó buena defensa. Loriente se le pegó a Brown y el goleo rojo se vio tocado. Con Davis afuera, Newsome crecía. En el mejor momento de Trouville, Cáceres se fue por quinta. Cuarta del espigado foráneo de Tito y la Maquina Blanca volvía a tomar la vía que atravesó en los primeros 20 minutos de juego.

    Con tranquilidad y mesura llevó Olimpia los últimos 10. Mantuvo la diferencia, no se descansó ni desaprovechó las oportunidades. Le jugó un partido de igual a igual ante un rival que históricamente le costó y festejó luego de ocho años ante el rojo de Pocitos