Ironman

Romilda Porrini: Primera Ironman uruguaya

EspectadorTV.
EspectadorTV

El jueves 1 de diciembre recibimos, en Dale Que Es Tarde, a la atleta amateur que hizo historia en 2015 al ser la primera triatleta uruguaya en clasificar al Mundial de Ironman en Hawaii, Romilda Porrini, para conversar sobre sus comienzos y su entrenamiento de cara a este desafío que la espera en 2017.

Romilda Porrini tiene 42 años, es atleta amateur, compite en triatlón y gracias a su esposo incursionó en ironman.  En el 2015 se convirtió en la primera triatleta uruguaya, tanto en la rama masculina como femenina, que clasificó al Mundial de Ironman, evento que congrega a los mejores triatlonistas del planeta, y que se realiza año a año en Hawai.

En 2015, Romilda finalizó séptima en Kona y este año obtuvo el tercer de su categoría en el Mundial de medio Ironman disputado en Australia. Hace 10 días se coronó campeona en  el Ironman en Fortaleza, logrando nuevamente la clasificación para el Mundial de Kona 2017.

El triatlón es un deporte que combina tres disciplinas con: nadar 3.8 Km, montar en bici 180 y correr 42 Km. Para Romilda Porrini fue fácil iniciarse en el triatlón porque siempre le gustaron los deportes multidisciplinarios, las variaciones y durante mucho tiempo se dedicó  a las carreras de aventura en todo terreno, en barro  y montaña.

En diálogo con Dale Que Es Tarde, Romilda comentó que lo que más le cuesta es el agua porque empezó a nadar más de grande, que bicicletea muchas horas y que correr es lo que le resulta más fácil. Señaló que es fundamental tener un entrenador que planifique el trabajo, optimice los tiempos, ordene la actividad  y equilibre el entrenamiento en función de las fortalezas y las debilidades del atleta.

"Durante la competencia, la organización te apoya en todo momento facilitándote durante las transiciones, hay una estrategia, por ejemplo cuando salís del agua tenés una bolsa con tu número, indumentaria, protector solar para salir a buscar la bici y se tiene que ir midiendo el apuro”, comentó Romilda. Por otro lado, comentó que loa transición que más le cuesta es la de la bici a la corrida porque en el nado uno usa la parte superior del cuerpo mientras que al estar cinco horas en una bicicleta las piernas terminan agarrotadas.

“Creo que cualquier persona sana puede preparase para competir en ese deporte. Hay que tener paciencia, confianza, entrenar, nadar en el club, no desesperar, empezar con distancias cortas,  avanzar paulatinamente, buscar a alguien que te oriente y te guíe y por sobre todo no tenerle miedo al agua”, agregó.

De cara al mundial de Kona 2017, su objetivo principal es optimiar su tiempo en agua para alcanzar una mejor posición en la competencia. Te invitamos a compartir la entrevista completa a Romilda Porrini, en Dale Que Es Tarde.

Registro

Suscripciones:
×