Fútbol femenino "cambia de a poco la realidad sexista"

Fútbol femenino "cambia de a poco la realidad sexista"

    Las jugadoras de fútbol femenino Sub-17 participaron del sudamericano de la categoría en Bolivia (en donde salieron vicecampeonas) y clasificaron para el mundial femenino que se jugará desde el 23 de setiembre en Azerbaiyán.


    Tras una destacada campaña en Bolivia, en todas las rondas del torneo, con una sola derrota en la final ante Brasil por 1 a 0, Uruguay se sacó el gusto de tener entre sus filas a la goleadora de ese campeonato: Yamila Badell.

    En Perspectiva dialogó con la propia Badell y con la directora técnica del seleccionado femenino, Graciela Rebollo, al respecto del valor que esa experiencia tuvo en el equipo, en cada mujer, y las proyecciones de esta rama deportiva dentro del fútbol, en el país.

    Yamila Badell reconoció al certamen de Bolivia y su resultado como “una experiencia inolvidable”, en donde Uruguay “sorprendió por su jugo que los rivales no esperaban”.

    Por su parte la responsable técnica del equipo, Graciela Rebollo, dijo que “los objetivos centrales estaban en traerse la clasificación, las expectativas eran muy grandes bastante esperanzadoras, no había certeza por el resto de la parte deportiva quizá basándose en la historia del fútbol femenino en Uruguay” por lo que “sacamos esa pequeña gran ventaja de la subestimación del cuadro que fue un punto muy importante”.

    En cuanto a la forma en que cada una de las protagonistas se vincularon al proyecto de la selección uruguaya femenina Sub-17, Rebollo recordó que su llegada se debe a que “soy profesora de educación física y me vincule como cualquier madre llevando al varón al baby fútbol y la nena del medio que robaba pelotas al costado de la cancha de una práctica de varones. En el 96 fue eso, comencé charlando con madres y padres, al lado de la cancha dando una mano al fútbol infantil y terminé en esto”.

    “Comencé a ayudar como profesora y cuando se genero la rama femenina en el Club Colón, las niñas crecieron tenían que seguir jugando porque solo había baby fútbol y en 2008 me recibí de directora técnica en la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ).

    Badell, por su lado, recordó que “de chiquita mi padre me llevaba a la cancha, mi padre es el jugador Gustavo Badell, los vecinos me llevaban al Club Playa Honda, fui la primer mujer en ese club me abrieron las puertas, tenía seis años, hace 10 años. Al principio no se toleraba por parte de los varones que hubiera una niña, pero poco a poco vieron que jugaba y que actualmente las mujeres juegan con varones, fui pionera. Los familiares y amigos me apoyaron siempre en eso, por suerte”.

    Interrogada sobre si se puede practicar el fútbol y estudiar al mismo tiempo siendo conciente de que, en el panorama actual, conseguir un contrato millonario (como en el caso de los hombres) es poco probable, Badell respondió:

    “Se puede con todo si te gusta algo que lo haces a pesar de las cosas que tengas. El fútbol lo hago por diversión y no dejo de hacerlo por un estudio y creo que tengo la capacidad para estudiar y seguir jugando igual todo lo que pueda. Soy conciente de que es una diversión sana”, señaló.

    A nivel de fútbol femenino en Uruguay, además de la selección se cuenta con un campeonato apertura y clausura. En la categoría de mayores juegan 14 cuadros y en juveniles (Sub-17) “habían comenzado son seis cuadros y ahora quedaron tres o cuatro, producto de la desmotivación y las dificultades que existen, algo que sin duda afecta la cantera de profesionales que pueden integrar la selección”, indicó la directora técnica.

    Rebollo dijo que, “muy de a poco este deporte “esta cambiando esa visión sexista, lo viví desde mis estudios, una mujer técnica con una clase toda de hombres, siempre tuvo que recepcionar en buenos términos la broma de que la mujer no sirve para el fútbol o que va a comentar la mujer. El golpe viene de dos lados: en el espacio generado por las chicas para jugar y como a los adultos les es difícil cambiar esas cabezas generalmente”.

    El deporte fútbol femenino es “totalmente amateur, el puntapié inicial es la educación, el horario de practica se adecua al estudio. Ojalá puedan vivir también a futuro del deporte como lo hacen los hombres pero de momento saben que hoy por hoy esa realidad no existe y van a tener que pelear la vida desde otros trabajos”, concluyó.