OIR CON LOS OJOS

Goethe y su versión de la amenaza sentimental: “o permaneces junto a mí o me mataré”.

Goethe y su versión de la amenaza sentimental: “o permaneces junto a mí o me mataré”.

Las desventuras del joven Werther (1774), de Johann Wolfgang von Goethe, la novela y la página biográfica detrás de la novela se sumaron a la biblioteca de lecturas predilectas de Oír con los ojos.

La historia de Werther, Charlotte y Albert, creadora en buena medida del movimiento romántico en literatura es una de las más célebres e importantes en la historia del arte. Los lectores la conocen a través de encendidas cartas imaginadas por un Goethe de veinte y pocos años que movido por una tormentosa experiencia personal aspiraba, como aspirarían luego todos los artistas románticos, a un arte de subjetividad extrema. Werther, un artista, un joven sensible, un loco, un soñador, ama a Charlotte, de la que primero se aparta, por estar ella comprometida con Albert y a la que retorna luego, cuando comprende que ni la distancia ni las ocupaciones pueden curar su pasión. Charlotte, más tarde, en el primer clímax de la historia, por un instante lo acepta, y después lo deja. Hasta ese momento Werther es decididamente un gran personaje patético; nada le confirma al lector que su amor por Charlotte es realmente correspondido. Werther, sin embargo así lo cree y en su corazón Charlotte simplemente no puedeestar con él, porque se ha casado con Albert. Para quien lee, sin embargo, no quedan dudas: Charlotte no quiereestar con él. Werther la perturba, la inquieta, la pone en situaciones difíciles. Ella desea vivir en armonía con Albert mucho antes que ceder al encanto y al arrojo de su desesperado admirador. Ese error fatal en el corazón de Werther es el que vuelve patético al personaje a ojos del lector. Pero sólo hasta ese momento. Sólo hasta el momento en que, después del beso y después de aceptar que su historia de amor con “Lotte” ha terminado, escribe a Albert:

¿Tendrías a bien prestarme tus armas para un viaje de cacería que tengo proyectado?

En ese punto el personaje patético deja de ser Werther, el protagonista del libro, que copiosamente envilece y pasa a ser el propio Goethe, el autor del libro, que ni escribió una novela epistolar de amor desdichado ni dio a la protagonista el nombre de Charlotte por casualidad

Registro

Suscripciones:
×