Informe DW

La influencia de Martín Lutero en Martin Luther King

La influencia de Martín Lutero en Martin Luther King

¿Qué hay de cierto en la influencia que habría tenido Lutero en la vida del pastor estadounidense? DW habló con dos expertos que nos aclaran el panorama.

Cuando Martin Luther King llevó su campaña de derechos civiles a Chicago en el verano de 1966, en ese momento la segunda ciudad más grande de Estados Unidos, arrancó una página de su libro alemán de homónimos y pegó sus demandas de vivienda justa en la puerta del ayuntamiento.

Este episodio es uno de los pocos casos en los que Martin Luther King evocó directamente a Martín Lutero, quien se dice que fijó sus 95 tesis que desafiaron la doctrina católica a la puerta de la iglesia en Wittenberg en 1517. La conexión más obvia entre King y Lutero, el hecho de que King llevara el nombre del reformista alemán, lo influenció en gran medida. No vino, sin embargo, del propio King, sino de su padre, también llamado Martin Luther King.

Cambio de nombre

Hay diferentes recuentos sobre si Martin Luther King padre, quien nació con el nombre de Michael King, escogió cambiar su nombre y el de su hijo Michael al regresar de una conferencia bautista en Berlín en los años 30, donde se había impresionado con el difunto reformista alemán.

O si, como Martin Luther King padre le dijo a un periódico de Nueva York en 1957, su propio padre le cambió el nombre y entonces decidió también traspasar el nombre a su hijo. En cualquier caso, mientras los dos Martin Luther King se hicieron públicamente conocidos con el nuevo apodo, el cambio de nombre aparentemente nunca fue registrado en documentos oficiales y los dos siguieron siendo conocidos en la familia como Pequeño Mike y Gran Mike.

Otro momento en el que King invocó deliberadamente a su tocayo fue cuando escribió su carta en una prisión de Birmingham. En el texto, King cita el famoso aforismo de Lutero: "Aquí estoy, no puedo hacer otra cosa, que Dios me ayude”. De lo contrario, el pastor de Georgia rara vez citó al alemán, según Richard Lischer, profesor emérito de predicación en la Universidad de Duke y autor de "El rey predicador: Martin Luther King y la palabra que movió a Estados Unidos".

De acuerdo a Lischer, la influencia del reformista alemán en King fue profunda: "Creo que lo que él absorbió de Lutero fue el sentido de valentía y la libertad para desafiar a la autoridad. Mientras Lutero desafió la autoridad religiosa, King desafió autoridades culturales y políticas”:

Tomar una posición

Para Mark Noll, profesor emérito de Historia en la Universidad de Notre Dame y destacado estudioso del cristianismo en Estados Unidos, el fatídico viaje de Lutero a Worms para defenderse de los cargos de herejía hace casi 500 años influyó en la postura de King en contra del racismo en los años 50 y 60 .

"La disposición de Martín Lutero de presentarse ante el emperador Carlos V en Worms en 1521 fue en cierto sentido una inspiración para los líderes de los derechos civiles, Martin Luther King y otros, para oponerse rotundamente a siglos de tradición de segregación y proclamar lo que ellos pensaban no solo era una verdad ética, sino la palabra del Señor”.

Ambos predicadores también estaban conectados a través de un profundo conocimiento de las escrituras y la convicción de que su batalla contra las autoridades debía librarse pacíficamente, una condición cuya importancia es difícil de exagerar.

Éticas diferentes

"Para Lutero, el momento redentor es primero que todo muy personal en la cruz de Jesús. Para King, es más corporativo y encuentra a Dios trabajando en el éxodo de Egipto y en la liberación de todas las personas del cautiverio", sostiene Lischer.

Esto no es sorprendente dado que la ética cristiana de Lutero y King eran significativamente diferentes. Lutero, explica Noll, construyó su ética sobre la doctrina de los dos reinos en la cual la iglesia es el lugar para que la gente escuche el mensaje de reconciliación de Dios y la esfera gubernamental es el lugar donde el Señor les ha dado a los gobernantes autoridad que debe ser obedecida por la sociedad, incluso si las personas sufren injustamente porque los gobernantes eran siervos de Dios para mantener la paz en el mundo.

Considerando el punto de vista de King sobre el papel de un cristiano en la sociedad, probablemente habría objetado algunas de las posiciones de Lutero, como sus opiniones sobre los campesinos y los judíos, dice Lischer. En general, señala, habría encontrado a Lutero demasiado callado en la esfera política.

Del mismo modo, el reformador alemán, quien tenía miedo al desorden, probablemente se habría preocupado por el tipo de desafío directo a la autoridad que King promovió, según Noll.

Continua relevancia

Cuando se les preguntó acerca de la continua relevancia de Lutero y King, ambos académicos argumentaron que el reformador alemán y el líder de los derechos civiles de los Estados Unidos siguen siendo guías morales esenciales el día de hoy.

"Como cristiano, creo que el mensaje de Martín Lutero sobre la necesidad de que todas las personas se reconcilien con Dios es tan relevante hoy como lo fue hace 500 años", dijo Noll. "Y creo que Martin Luther King es en muchos aspectos tan o más relevante hoy que en los 60. El racismo ha sido el pecado original de los Estados Unidos y nunca ha sido abordado de manera completa y consciente como una falla moral de la cultura".

Autor: Michael Knigge (RRR/DZC)

Registro

Suscripciones:
×