SUENA TREMENDO

Gillespi sobre Luca Prodan

Gillespi sobre Luca Prodan

En su columna, Gillespi continuó recorriendo la historia del rock argentino y esta vez le tocó el turno a Sumo. Entre otras cosas, Gillespi habló de la figura de Luca Prodan y cómo fue su experiencia personal en Sumo.

“Te puedo decir que sí lo conocí, a diferencia de mucha gente más joven que yo que no lo conoció, tuve la suerte de conocerlo, de estar más o menos un año gravitando como un satélite de la banda Sumo” contó Gillespi sobre su acercamiento a Luca. “Fue en el año '87. En el '86 me empecé a hacer amigo de Pettinato y fui a ver varios conciertos, pero en el '87 empecé a tocar con ellos y estuve ese último año”.

“Tuve la oportunidad de hablar varias veces con Luca, que era muy amable, y por otra parte, quizás al ser un personaje nuevo que aparecía en la familia de los Sumo, él me trataba de integrar, tenía conversa conmigo, tenía una cosa amistosa que yo realmente atesoro en mi memoria” relató.

“A mí me sirvió mucho, venía de la escuela secundaria, no sabía qué hacer, había empezado a estudiar psicología, pero a la vez tocaba la trompeta y por esas cosas de la vida termino tocando con ellos. Yo estaba en formación. Esa experiencia me definió mucho, dejé la Facultad y me empecé a dedicar a la música. Mi conservatorio fue ese”.

Luca el compositor

“Él había tenido una formación muy buena. Una formación general en el colegio secundario en Escocia. Tocaba la guitarra, el bajo, hasta la trompeta. Era multiinstrumentista. Aunque no era un virtuoso” explicó Gillespi.

“Luca componía canciones, tenía unas cuentas, de épocas anteriores incluso. Y la banda orgánicamente componía temas. El último disco de estudio, After Chabón, un disco que estuve durante la grabación, había muchas bases hechas por la banda a las cuales después Luca le grabó una voz, una letra, grabó arriba de eso. Era así un poco la dinámica”.

“En las situaciones previas a la grabación de un disco se juntaban, hacían bases, proto-temas les podemos decir. Pero fue esa última época donde Luca no iba a ensayar y no se lo veía mucho. La situación de ese último disco... Luca iba por su cuenta. Por ahí se quedaba toda una noche y grababa la voz de cinco o seis temas. Capaz no había tanta comunión compositiva a esa altura”.

“En vivo aparecía y era una bestia peluda en el escenario. O pelada, mejor dicho” recordó Gillespi.

Luca, el que trajó el rock de afuera

Gillespi consideró que el hecho de que Luca hubiera llegado del exterior habiendo estado en contacto directo con el rock “fue la clave de todo el asunto”. “Nosotros teníamos esa cosa argentina medio de que estábamos haciendo rock pero no sabíamos bien qué era el rock, o no sabíamos qué decían las letras de canciones como Pink Floyd. Escuchábamos la fonética, nos gustaba la música, pero no sabíamos de qué iba”.

“El primer músico que recluta Luca fue Germán Daffunchio, que no era músico, era marino. Luca le empieza a enseñar cosas para tocar la guitarra y de hecho, al principio, Germán era medio desastroso tocando. Después Luca llama a Alejandro Sokol, vecino de él, para tocar el bajo. La primera baterista de Sumo era una inglesa amiga de Luca, Stephanie Nuttal. La primera formación de Sumo era muy de barrio. Después entra Pettinato en una segunda etapa, porque pega mucha onda con Luca. Petti en su cabeza era un melómano, tenía una colección de vinilos alucinantes. Bilingüe. Ya había viajado, conocía Europa, Nueva York. Pero nosotros éramos unos pibes de barrio. Incluido Mollo. La impronta de Luca nos cambió”.

Registro

Suscripciones:
×