En Perspectiva y sus oyentes

Cuentos ganadores de la última etapa de 2014, del concurso de cuentos breves de La Tertulia de los Viernes

Este mes, la consigna del concurso era "un cuento de tertulia".

Autores nominados (por sus seudónimos):  

ABANICO DE COLORES
ARTILLERO
BOTIJA
EL GRUMETE
GERINELDO
LETTO
OJOS CON LLUVIA
SARGO

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Cuentos preferidos por el jurado.

Elegido por Mauricio Rosencof.
Tìtulo: "El rancho de Nico"
Autor: Negro

Yo no las viví, pero me las contó mi padre que se entreveraba en esas tertulias de tardes largas y lecturas en voz alta. Personajes como "el rubio Lena", "el flaco Ravellino", Cacheiro… en fin, incluso un día llegó al rancho el mismísimo Yupanqui. El rancho no era de nadie y era de todos, pero era el "rancho del Nico". En el patio había un tártago, y cuando llegaba alguno de los contertulios, el Nico lo invitaba a tomar mate debajo del "Jacarandá", haciendo referencia, con un acento elegante, a aquella planta. Todo lo que había en aquel rancho era pobre. Pero con ternura acogía aquellas tertulias que sin duda contribuyeron a la cultura de nuestro pueblo. Una tarde se encontraron con la puerta cerrada y un cartel: "Cerrada la pelotera por asuntos verijales". El Nico era muy pintoresco y tuve la suerte de verlo un día que fue a visitar a mi padre cuando yo era niño.  

¿Quién es "Negro"?
Pablo Lacuesta

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Elegido por Carlos Maggi
Tìtulo: "Falta"
Autor: Sargo

Se reunían los últimos jueves de cada mes a tomar el té y conversar. Hablaban hasta por los codos de todo y de todos.

Zulema faltó a una de las tertulias. Al volver tuvo que ser presentada nuevamente. Se había hecho cirugía estética.

¿Quién está detrás del seudónimo "Sargo"?
Mario Iturburu Gutierrez

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Elegido por Matilde Rodrìguez
Tìtulo: "Video-Tertulia"
Autor: Botija

El aire se llena de silencio.
Al costado una taza de café inunda de aroma tostado el ambiente.
Se apresta a comenzar como todos los martes aquella tertulia que seguramente durará hasta entrada la madrugada.
Levanta cuidadosamente la tapa de su laptop, como si aquello fuera la puerta que lo tele-transportara a otro lugar.
Vivimos en otro tiempo. Nunca se imaginó que fuera tan cierto lo que vio en las películas otrora.
Mece su barba lentamente como si ello le ayudara a la reflexión. Toma un sorbo del delicioso café recién filtrado… Piensa.
Antes se reunían en el bar. Hoy las cosas cambiaron, pero siguen en contacto.
Lo llaman videoconferencias. Se siente extraño.
Por fin se conecta. Del otro lado se oye la voz: "¿En ‘donde’ nos quedamos?"

¿Quién escribió este cuento?
Miguel Aníbal Martínez Medina

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Elegido por Juan Grompone
Tìtulo: "Admonición"
Autor: Artillero

La tertulia se picó y poco faltó para que se tomaran a golpes de puño.                                              

El bolichero  -testigo involuntario- dijo en tono admonitorio: ¡qué feo!

Feo va a ser si rompo todo, dijo con cara de malo el negro Ortiz, parándosele adelante. Qué feo está el tiempo, le  contestó Manolo, poniendo por las dudas  boca abajo el cuadro con el equipo de Nacional que tenía en el mostrador.

¿Quién es "Artillero"?
Mario Iturburu Gutierrez

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Cuentos finalistas

Tercer premio
Tìtulo: "Biruma no tategoto"
Autor: Ninja

El café se llamaba Petit Paris pero todo el mundo le decía Petit Moscú porque la gente del pueblo sabía que estaba infectado de comunistas. En su época dorada había sido animado por una orquesta de señoritas, cuando nada menos que Juan José Morosoli se encontraba al frente. Continuadores de aquella vieja tertulia que también integraba Casas Araújo (embajador en la Cuba de Batista) y otros minuanos ilustres, la de ahora la componían el gordo Ramón, especialista cinematográfico, Lupito, profesor de filosofía en el Instituto Normal (adorado por las futuras maestras), Grumpy, director de teatro del elenco local, cuyo apodo se debía al parecido con un enano de Blancanieves, y el pintor Motta. Esa noche la discusión era sobre El arpa birmana, una película japonesa a la que Ramón se refirió como Biruma no tategoto. Todos soltaron la carcajada porque nadie le creyó. Hasta que leyeron la reseña de Cinemateca. Desde entonces cada vez que el gordo habla todo el mundo boca abajo.

¿Quién es el autor de este cuento?
Walter Vázquez

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Segundo premio
Tìtulo: "Siempre en domingo"
Autor: Josefina

La reunión se suspendía sólo en caso de lluvia. Las cuatro hermanas se encontraban los domingos, a las tres de la tarde, en el cementerio de la Teja. Sentadas arriba del panteón familiar transcurría la más extraña de las tertulias. Limpiaban el mármol y los bronces, colocaban las flores, sacaban los tejidos, el termo y el mate y comenzaba la charla que incluía también a los muertos: "Que no te escuche la abuela, se vuelve a morir de la vergüenza." "Papá opina que estás del tomate, hacele caso y no seas boba..."
Por ser la más chica, mamá me llevaba siempre con ella sin imaginar cuánto disfrutaba yo de esos encuentros. Cuando vuelvo al cementerio, recorro el mismo camino y saludo siempre a la niña triste y al ángel desnudo. Entre el ruido de mis pasos sobre el pedregullo escucho otra vez las historias de la familia y el eco diáfano de sus risas.

¿Quién está detrás del seudónimo "Josefina"?
Laura Lockhart
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Primer premio
Tìtulo: "Pequeño Lujo"
Autor: Dharma

Nací a mediados del siglo pasado y crecí en una antigua casa de altos en la Unión. Me criaron mis abuelos: zapatero de barrio él, hábil con las manos y reacio a las palabras; ella, devota ama de casa con sueños de letras adormecidos en un cajón. Nada nos faltaba y nada nos sobraba. Un único lujo podía obsequiarle él cada semana: unas monedas para tomar el té con masas en la Confitería La Liguria las tardes de tertulia literaria. Nos asomábamos cómplices al balcón para verla partir, con su sombrerito de domingo y alas en los pies.  
- Abuelo – dije una de aquellas tardes.
 - ¿Qué m’hija?
- ¿Para qué va la abuela a la tertulia?
Pude sentir cómo hurgaba en su mente buscando una respuesta.
 – Para remendar el alma -  contestó.

¿Quién es Dharma?
Adriana Calviño Fernández 

***

Registro

Suscripciones:
×