Solicitar contraseña

×
Cultura

“Carta a un joven escritor”

“Carta a un joven escritor”

Conozca en Espectador.com la historia de la amistad entre el escritor oriundo de Minas, Ruben Loza Aguerrebere, y el gran autor argentino fallecido en la madrugada del sábado, Ernesto Sábato.


Ruben Loza Aguerrebere tiene 66 años y ha escrito 20 libros de ensayos, novelas y cuentos que han sido editados en Uruguay, Argentina y España.

En 1973, cuando publicó su primer libro “La espera” recibió una carta que se llamaba “Carta a un joven escritor”. El firmante era nada menos que Ernesto Sábato, quien se había contactado con él para felicitarlo y alentarlo en los comienzos de su carrera como escritor.

“Yo tenía alrededor de 24 años. Quedé absolutamente sorprendido. Él fue el primero en darme un estímulo”, contó Aguerrebere a Espectador.com

El uruguayo conoció personalmente a quien más tarde se convertiría en su “maestro literario” en 1976. Un tiempo antes, en una nota que había publicado el diario El Día, a Sábato le habían preguntado sobre escritores uruguayos y, según relató Aguerrebere emocionado, “dijo que conocía a un joven escritor excelente que se llama fulano de tal... Y ese era yo”.

Ambos escritores coincidían en las ferias del libro que se realizaron en los años posteriores en Argentina y siguieron intercambiando cartas en las que conversaban sobre literatura.

Aguerrebere, que además escribía sobre literatura en el diario El País, le hizo varios reportajes que fueron publicados por esos años.

Cuando le concedieron el Premio Cervantes, en 1984, Aguerrebere escribió un artículo sobre la premiación. Días después Sábato le envió una carta que decía: “Matilde  (su esposa, que falleció tiempo después) me leyó el artículo sobre el premio Cervantes, que me conmovió (nos conmovió) profundamente; una nueva muestra de su calidad espiritual y de su inalterable sentimiento de amistad, para mí uno de los atributos que más admiro en los seres, tan propensos como somos a la deslealtad,  a la cobardía, a la mezquindadad”.

En 1991, cuando Sábato cumplió 80 años, volvió a contactarse con su amigo. Aguerrebere lee al teléfono una parte de esa carta: “Acá encuentro una carta de él firmada en Santos Lugares, donde vivía y donde lo están velando. Es del 24 de junio del 1991 y dice: ‘Cumplo hoy 80 años, querido Rubén... Mi vista me impide la lectura, excepto en grandes letras y en dosis homeopáticas. Escribo a máquina gracias a la memoria digital. Antes, Matilde era mi lectora, pero hace cinco años que está muy mal, y eso se acabó. ¡Cuántas cosas se han acabado! Un fuerte abrazo... Ernesto Sábato’”.
 
Consultado acerca de qué considera que pierde la literatura con la muerte de Sábato, Aguerrebere dijo: “Pierde a un gran literato, pierde al autor de dos grandes novelas como lo son ‘Sobre héroes y tumbas’ y ‘Abbadón, el exterminador’, pierde a un hombre comprometido con su tiempo porque además escribió ‘Nunca más: informe Sábato’, sobre la dictadura argentina... Y yo pierdo a un maestro. Lo considero un maestro más que un amigo. Era un hombre encantador a pesar de esa aparente dureza. Era un hombre entrañable, aparentemente duro, pero con un corazón tierno”, concluyó el escritor.

Registro

Seleccionar Newsletters:
×